jueves, mayo 04, 2006

Curso de Ética Gameriahna

Bienvenidos al Curso de Ética Gameriahna. Hoy nos hemos encontrado con este titular –idéntico- en todos los periódicos de la red:

Bill y Melinda Gates, galardonados con el Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2006

Bien, esto es una verdad a medias. Considerando que Melinda no tiene un trabajo tan conocido como el de su marido, está claro quién aportó las toneladas de billetes de mil dólares. De modo que por mucho que ella codirija la fundación ontológicamente -que en este premio es que si tienes más se te reconoce más- el premio va enteramente para el señor Puertas. Por otra parte Bill no ha ganado el dinero en una rifa, sino –tal y como todos sabemos- vendiendo un sistema operativo muy malo que de algún modo ha conseguido monopolizar el mercado. Con este tirón, y ya que los pactos con el diablo te exigen mucha maldad, ha aprovechado para meter en el mercado cantidad de estándares y software que nadie necesita y que se han impuesto abrumadoramente. Aparte de alimentar a un montón de etíopes, uno de los últimos pasatiempos del filántropo es meterse –donde nadie lo ha llamado- con cuña en el mercado del videojuego. De modo que sería recomendable un titular tal que así:

Concedido el Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2006 a Bill Gates por alimentar al tercer mundo jodiendo al primero

Claro que si el propósito era omitir cualquier referencia al lugar de origen de su fortuna y ser relamido y cobista con el sujeto en cuestión se podría haber ido más lejos:

El matrimonio Gates consigue lo que ni Kutaragi ni Yammauchi lograrán nunca: el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional por donar lo que no tienen

Recomendando encarecidamente el segundo titular nos despedimos. Y como dice mi compañero Oltar: esto es todo por hoy, otro día más.

2 comentarios:

Asier dijo...

Eres un resentido. Siento el odio en tí...Joder, deja que la gente haga buenas acciones, y pasa de ellos. Hay mucha otra gente en posicion de ayudar que no lo hace. Kutaragi, por ejemplo.

Radical Ed dijo...

¡Más gente nueva! Esto es la monda. A ver, no me confundas con un resentido. Yo odio a Bill Gates no porque haya acabado con ninguna compañía que me guste, sino porque es el deporte planetario por excelencia. Si vuelves a escribir por aquí:
1.- Dime cómo has encontrado este reducto de frikis y
2.- Traete el sentido del humor o no pasas.