lunes, enero 01, 2007

Games thru a lens

Cuando empecé a idear y escribir este artículo todavía hacía calor. Mucho de lo que quise decir está dicho en una u otra parte, pero creo que ahora que se ha acabado el año es el momento de regurgitar otro artículo de opinión del tío Ed. Una opinión que ha ido moldeándose a medida que los acontecimientos la golpeaban. Pero han pasado muchas cosas desde que mis intenciones y mis creencias se topasen con los hechos.

Impresiones de mi vida como proletario
Empecemos por el principio. Este verano me he pagado los estudios y varios caprichos trabajando en una heladería. Pero lo cierto es que el objetivo último de escoger un trabajo tan duro –dando unas clases particulares también te pagas la matrícula- era comprarme la unidad de Compact Disk de Super Nintendo, 3ª versión. En cuanto tuve la oportunidad hice mi reserva en Game, tengo el número 378. En Noviembre tendría mi nueva y flamante PS3 empaquetada. Dos con un poco de suerte. Sí, no me da vergüenza admitirlo. Pensaba hacerme de oro revendiendo mis sistemas. Puede que ahora Sony sea impopular, pero no lo era menos antes de su famoso anuncio de retrasar su salida en Europa. Las voces fatalistas ya eran muchas y la única diferencia es que ahora algunos pocos early adopters estamos algo escocidillos. Pero los que no pensaban comprar una PlayStation3 hace cuatro meses no han aumentado en número, simplemente ahora tienen otra arma arrojadiza contra Sony. Chascarrillos aparte los que realmente querían una la han importado e incorporado a su monumental equipo electrónico de persona pudiente. También es cierto que hace seis meses tampoco había una sensación real de la existencia de la consola. De modo que parecía que los que nos comprábamos una PS3 en Noviembre tendríamos un enorme reproductor de Blu-Ray compatible con las anteriores versiones de PlayStation. Pero yo, apartado como estaba de el ruido de la red, percibía una realidad diferente. Tomé algunas fotos de lo que me pareció más significativo.

Campoamor es una urbanización de las playas de Orihuela compuesta casi en exclusiva por madrileños y murcianos. La muestra está por tanto viciada, pero creo que cualquiera que pise un poco la calle podrá corroborar mis impresiones. Los chavales usan PSP si se acercan un poco a la adolescencia, mientras que las DS son más abundantes entre chiquillos más jóvenes. Estoy seguro que ese es uno de los factores que juegan a favor de la portátil de Nintendo: los más jóvenes suelen consumir más por capricho, mientras que los adolescentes no siempre verán práctico tener una portátil además de una de sobremesa. Porque de hecho no siempre es así, depende de tus gustos y de la vida que lleves. Vi unas cuantas de ambas y la mejor anécdota de todas ocurrió mientras servía a una mesa en la que un nieto le pedía a su abuela que le solucionase un par de ejercicios del Brain Training. Un buen indicativo de la gran labor que está haciendo la DS y su compañía ampliando el espectro del público de los juegos. Fueron tan amables de dejarme inmortalizar este hecho acaecido mucho antes de que se emitiese la publicidad para ancianos del juego.

Todos lo dicen. Sony está acabada. No como compañía –esa gente hace varias películas al años sin despeinarse-, ni como fabricante de hardware de entretenimiento –curioso título que se han colgado las compañías-, sino como líder del mercado. Pero mi experiencia veraniega me invita a reflexionar en contra de lo que se dice en foros de todo el mundo. A todas las personas que les he informado de la –por entonces inminente- salida de la nueva PlayStation se han mostrado interesadas en comprarla en un futuro. Cuando baje de precio. Mientras bien tenían o bien pensaban adquirir una PSTwo. Por supuesto con el nuevo Pro Evolution Soccer. Me interese a nivel analítico y pregunté cual encuestador que porqué no adquirían una Xbox 360, informándoles que tenía las mismas prestaciones que una PS3 y era bastante más barata. La respuesta habitual era que no sabían que era una tres sesenta. Que no les interesaba mucho el mundo del videojuego. Creo que deberíamos ser más conscientes de que existe un mundo ahí fuera lleno de aficionados a otras cosas que no funcionan con HDTVs. Los aficionados al fútbol, al Magic the Gathering, al Skate, a los tebeos y en general los que no visitan páginas como esta suelen tener un conocimiento tangencial de este mundo. Y lo primero que ves desde lejos al mirar a este sector es un enorme cartel, como el que daba la bienvenida en Parque Jurásico, que reza “PlayStation”. Vosotros, militantes de otras creencias, no lo habéis asimilado todavía, pero existe otro hecho más allá de la masa que se guía por la marca. Existen jugadores con criterio a los que les gusta Sony. Y me refiero a otros que no escriben en esta página. Lo que parecía un fan de Gran Turismo, participante de algún tipo de campeonato del mismo, fue a sentarse en una de las mesas que cubría el camarero más sonyer de la historia. Esto sólo podía acabar de una manera: una foto con pose de su camiseta oficial.

Volví de mi verano con la satisfacción de saber que el submundo de los foros de Meristation y las cumbres de la redacción de Gamerah no son más que los árboles que no dejan ver el bosque. En el bosque casi todos los árboles se han olvidado de Sega, les dan a sus retoños juguetes de Nintendo y, a pesar del verdear de sus hojas, no saben lo que es una Xbox.

Mira, pero no toques… toca, pero no pruebes… prueba, pero no saborees
Como os podréis imaginar no tengo una PlayStation3. Sony la ha retrasado hasta Marzo por estos lares y lo de importar no me llama tanto. Pero tras el jarro de agua fría vino el Tokio Game Show. No he visto que se haya valorado suficientemente lo que esa fiesta ha supuesto para Sony. Desde entonces Sony no ha hecho más que mostrar juegos con la calidad que había prometido. Mientras que todavía se escuchan estridentes voces sobre la vileza de Sony al mostrar dos CGs –la del MotorStorm y la del Killzone- todavía no he oído a nadie retractarse por rebuznar contra los demás vídeos. No es que se pueda esperar eso de la panda de talibanes que habitan en Internet. Pero sorprende su persistente osadía.

Poco después vino el lanzamiento. Tan desastroso que le ha costado el puesto a Kutaragi-sensei. Los especuladores han hecho su Agosto hasta hace poco a base de revender tal y como yo pretendía. Los títulos de lanzamiento son tan flojos que yo personalmente hubiese tardado meses en adquirir una consola que no fuese para reventa, de no ser por el MotorStorm. Un juego anunciado para Marzo que ha dado el golpe de efecto en Japón cuando más falta hacía. Quizás por eso al verlo te da la sensación de que se podía haber pulido un poco en bastantes aspectos. Pero teniendo en cuenta que la 360 ha tardado un año en sacar un juego con una repercusión parecida en cuanto a calidad, creo que es una prueba irrefutable de que todas las acusaciones eran infundadas. Es cierto que ahora se dedican a compararlo con la CG del 2005, pero cualquiera con dos dedos de frente se da cuenta de que, si bien el agravio comparativo es grande, todavía lo es más el hecho de que su competencia no tenga nada parecido, por muy poca que sea supuestamente su calidad respecto al vídeo. Espero no ser malentendido, la Xbox 360 tiene algún juego que otro con una calidad excepcional, y puede ser que lo que se ha hecho en MotorStorm pueda ser fácilmente reproducido en ese sistema. Pero no se ha hecho. En mi opinión es mejor hacer un vídeo de algo fresco y después hacer el juego que hacer el mejor juego de tiros en un catalogo cuyos mejores juegos son de tiros. Hace poco se acaba de lanzar además el Formula One Championship Edition, el cual es a mi parecer el juego técnicamente más impresionante que hay en el mercado. Ambos son títulos europeos nacidos de la industria europea –del Reino Unido concretamente-, redimida y financiada por la misma compañía que ahora todos demonizan.

What is going on?
A falta del lanzamiento en este lado del charco de la consola prometida todo lo que tenía que pasar ha pasado. Voy a intentar contrastaros los hechos, con la historia y con las opiniones del pasado y del presente sobre el estado del mercado. Vete a un foro de Internet en cualquier idioma sobre videojuegos. Escoge un tema antiguo o nuevo. De un año o de un día. La realidad desde esa lente es que el lanzamiento de la PS3 no tiene precedentes en cuanto a chapucería. Que su prepotencia les matará. Sony ha perdido exclusivas a lo largo de estos últimos meses mientras que la competencia no hace más que sacar títulos exclusivos de una calidad enorme, y según ellos eso decantará el mercado a favor de Microsoft y Nintendo. ¿Quién quiere comprarse una PS3? Es prohibitiva. Los juegos multiplataforma tienen más calidad en la 360. Las ventas y la producción van muy por detrás de lo previsto. Microsoft vende como churros. El servicio Live nunca será alcanzado por el Network.

El lanzamiento de la consola de Sony se parece a otros lanzamientos de consolas de Sony, y no es nada nuevo. La escasez y el precio alto siempre han estado ahí. Da igual que en América y Japón estuviesen acostumbrados a precios más bajos, existen multitud de ejemplos de aparatos multimedia o de electrónica a lo largo de la historia con precios mucho más escandalosos. La escasez en el lanzamiento no es una situación perenne y el mercado siempre lo ha aceptado mucho mejor que los foros. La prepotencia de Sony les vale titulares y segundos de telediarios. El mensaje se diluye, pero la esencia permanece. La tres sesenta, por su parte se ha rebajado a venderse en la televisión a las tantas de la noche, cual aparato de ejercicios de Chuck Norris. Mi querida PS2 salió al mercado con promesas que sólo el Internet de aquél entonces recuerda y con una escasez en su lanzamiento europeo –también varios meses después- que nunca me quitó el sueño. Total, siempre te podías esperar a que baje el precio. Como todo el mundo hizo. ¿Perjudicó eso al liderazgo de Sony? ¿Y la pérdida de exclusividades en la transición generacional? Porque también las hubo. Nintendo no sólo le quitó la exclusividad sino la posibilidad de lanzar algún juego de una de las sagas más potentes de la generación anterior: Resident Evil. ¿Cómo le ha ido con sus bien pagadas exclusividades de Capcom? ¿Y a Sega con el Soul Calibur y todos sus arcades? Recordad el Rouge Scuadron 2. Técnicamente el mejor juego en mucho tiempo, el Gears of War de su época si queréis mi opinión. Recordad el Halo. El Resident Evil Remake. Grandísimos títulos que competían con Fantavisisón, el viejo Raziel y la promesa lejana de un Metal Gear. La PlayStation es muy cara, pero no faltan las colas y los disparos cuando se pone a la venta, y unidad que sale a la venta, unidad que se vende. Aunque pasaron cosas parecidas en el lanzamiento de Wii y en el de 360, no se han visto con la misma magnitud. Los Call of Duty, los Tony Hawk… todos van mejor en Xbox. Al igual que en su momento los Crazy Taxy y otras olvidadas franquicias en Dreamcast.

Pero los paralelismos con el pasado no son todo lo que Sony tiene a su favor. Las cuentas le cuadran por todas partes. La consola de sobremesa más vendida del año es la PlayStation2. Están tan poco preocupados por la amenaza de la competencia que nuestra vieja PS2 sigue a un precio algo por encima de los 100€. Y es que el grueso del mercado no es el que compra ahora la nueva generación, sino la que la comprará dentro de unos años cuando de nueva tenga más bien poco. Dentro de unos años los que se han comprado hace poco su PS2, o se la hayan comprado estas navidades, empezarán su transición. Millones de usuarios de PlayStation tendrán que elegir entre seguir con su marca, que incorpora un formato de video de su tiempo, retrocompatibilidad, funciones complementarias a la PSP y un sistema abierto basado en linux sobre el que la scene habrá labrado ya mucho, o comprar algo –por entonces- ligeramente más barato. Con independencia de que el Blu-Ray se imponga –cosa por otra parte muy probable, pero eso es harina de otro costal- la jugada es más segura de lo que algunas voces nos quieren hacer creer. Claro que si la 360 se vende en masa las cartas de Sony podrían ser otras. Microsoft pensaba vender unos modestos diez millones de unidades en un año. Pero las estanterías han ido acumulando Xbox y si nos fiamos de las cifras de nexgenwars.com cuando la consola cumplió su primer añito sólo se habían vendido ocho millones. Los que tienen datos de hace un lustro dicen que la primera Xbox había vendido más en su correspondiente ciclo de producto. En Japón no existe tal consola a efectos prácticos, en EEUU vende menos que la primera a pesar de ser su territorio fuerte y en Europa es ignorada en casi todos los países, menos en U.K., donde vende por lo visto lo bastante bien como para ir detrás de la PSP. Siempre hay un título que según los foros hará despegar a la trescientos sesenta, pero cuando miras el cuadro completo ves que lo único que se ha disparado son los niveles de serotonina de los fans. Todavía se oyen las carcajadas de quienes, aferrados a su ignorancia y al resentimiento del que va a la cola, proclaman que la experiencia de Live no se puede igualar porque tiene una serie de detallitos como los chats por voz que marcan la diferencia. Los pobres usuarios de la última PlayStation se pierden la experiencia de oír las sabias palabras de sus compañeros de partida mientras juegan sin lag veinte contra veinte en el Resistance. Al menos hasta que se actualice un servicio que sólo lleva un mes en marcha.

Todo lo que digo tiene sus fuentes, y no estoy hablando de foros, en diferentes webs. No me voy a molestar en citarlas ni en discutir su veracidad. Mentir sobre un producto que ya está en la calle es tan absurdo que ni me lo he planteado.

He visto más lejos que nadie porque me he apoyado en hombros de gigantes
Alejándome como últimamente me alejo del enrarecido aire del mundillo de los juegos –ya comenté en alguna parte que mis vicios son cíclicos- puede que la PlayStation3 número 378 que venda la cadena de tiendas no sea para mí. Puede que espere tranquilamente a que aparezca una versión plateada o blanca mientras disfruto del anochecer de mi PlayStation –cosa que no pueden hacer los usuarios de otros formatos-. Puede que los títulos que aparezcan en Marzo sean demasiado atractivos como para contenerme. En todo caso estoy más allá del odio a Sony y de la preocupación por su futuro, porque he visto la vida, los datos y la historia de una compañía que va un paso más allá en la creación cada nuevo sistema. Y ahora os voy a dejar con las palabras de un hombre que seguramente tiene más títulos y experiencia laboral de alto nivel que ninguno de los lectores de este blog. Unas palabras, extraídas del libro “Dirección de Marketing” de Philip Kotler (Edición de 2000), esclarecedoras de la filosofía con la que muchos afrontan esta industria y que marca distancias con Sony.

“Un ejecutivo de Sega afirma: «Se encierran en sus dormitorios para jugar durante horas y horas; pero cuando cumplen los dieciocho años, descubren a las chicas… y arrinconan el ordenador».”

Un puto visionario, sí señor.

5 comentarios:

Tronic Games dijo...

El fondo de lo que planteas, lejos de ser ningun descubrimiento, es cierto. Completamente. Es mas, me gusta pensar que los foros/blogs no son mas que poses y realidades paralelas que creamos para divertirnos y distraernos (al menos para eso escribo en Gamerah, Anait, etc).

El problema llega 'ahora y en la hora de las contradicciones, amen'. Estas a punto de arruinar una verdad por culpa de tu exaltacion.

Dejando protocolo y tonteria gamerahniana de lado, te dire que no te conozco personalmente, y hasta este momento he pensado que adquirias la forma de personaje solo para reirte y hacernos reir -como hacemos todos- y que sentias la misma predileccion por Sony que cualquier otro siente por SEGA, Nintendo o Atari. Al leer esto puedo decir que me equivoque.

Radical, haztelo mirar: eres un fanboy.

efebei dijo...

Que monos que sois. Gracias por haber abierto vuestro interior a los demás. Ahora sabemos que detrás de "Radical Ed" y "Tronic Games" hay todo un mundo de sentimientos y color de rosa.

SEEEEEEEEGA

Radical Ed dijo...

Si dejamos el protocolo y el personaje aparte es cierto -y que no salga de este mensaje- que no siento predilección especial por Sony como distribuidora de hardware. Otro día hablaré de lo que sí siento hacia la corporación en general. Es cierto que me gusta mucho de lo que hacen las otras compañías, aunque también es cirto que me ha disgustado mucho de lo que han hecho Sega y Nintendo a mí personalmente como consumidor. Pero no lo vayas contando por ahí ;)
Este artículo está más pensado como analista amateur del mercado -aunque viendo otros analstas "serios" quizás peque de modestia- más que como fan. Y analizando la situación me he encontrado con piezas que chirriaban en demasía y he querido ponerlas en su lugar de la maquinaria de mercado -los foros y demás tienen su peso por bajo que sea-.

Ed robando conexión desde Cabo Roig :)

Grimnar dijo...

Ni aunque vengas aqui a amenazarme de muerte me pienso leer todo ese tocho xD

Radical Ed dijo...

Pues con el afianzamiento de ciertas relaciones sentimentales, corres el riesgo de que te vaya a amenazar personalmente.