viernes, noviembre 10, 2006

A ver si nos dejamos de mariconadas...

Me ha gustado esa introducción de Radical Ed, ya que define perfectamente cual va a ser mi contribución a este blog. Nada de cielos azules y plátanos mágicos. Vamos a comentar los juegos de verdad, juegos para esos tíos melenudos que todavía son capaces de gritar Hail´n´Kill!!! mientras reparten estopa a orcos y esqueletos varios. Basta de frikadas japonesas. Que los Final Fantasy se encarguen de salvar al mundo, nosotros nos dedicaremos a saquearlo. Saludad al true rpg, el rol occidental.

Tras esta ida de olla, con la que estoy seguro que todos estaréis de acuerdo, voy a recordar un juego del que apenas se ha comentado nada y que desapareció en la noche de los tiempos, con más pena que gloria. Hablamos del infravalorado "Crónicas de la Luna Negra" de la desaparecida Cryo. Ahora, los que tengáis un poco de cultura, estaréis pensando "Pero si Cryo era francesa, y los franceses son una panda de mariquitas... ¡¡¡PERO TU ESTAS TONTO!!!" Pues no señores, el alcohol y las drogas blandas todavía no han afectado a mi sentido arácnido. Y es que por primera vez se consiguió trasladar a un juego de estrategia la épica de gobernar ejércitos que te rendían pleitesía absoluta. Y es que oír como tus consejeros soltaban comentarios como "Ooooh, mi maestro..." o "Sangre, sangre y almas para mi señor"... no tiene precio.

Pero me estoy adelantando. Vayamos por partes. Ya hemos dicho que es un juego de estrategia, pero fue un adelantado a su época, ya que, si no me equivoco, fue el primer juego que separó gestión y batalla, en formato de turnos y tiempo real respectivamente (para los frikis, Dark Omen es de finales del 2000) Ahora está muy en boga ese estilo gracias a grandes juegos como los Total War, la serie Rise of... o la última entrega de W40K (también pedazo de juego) Pero a diferencia de estos, aquí no trabajamos en un mapa estilo Risk, sino que cada "capítulo" del juego tiene su propio mapa general, en el que se van moviendo los ejercitos, amigos y enemigos, de forma libre, sin casillas en forma de paises, provincias, ciudades,... Las batallas por tanto se presentarán al chocar con un enemigo o llegar a algún punto representativo (castillo, desfiladero, aldea, puente,...).

En el mismo, encarnábamos a Wismerhill, una especie de héroe arquetipo que se erige como figura destacada del universo de Crónicas. Así, las cuatro facciones del juego se peleaban por tenerte a su favor. Estos cuatro bandos tenían a su vez a un dirigente que aparecía como tutor al principio de la campaña, hasta que al final se retiraba y te dejaba como estandarte de la facción. El tema principal es la amenaza de la Luna Negra (bando de orcos y no muertos), que intentan derribar al Imperio. Como invitados a esta partida, una orden de la Luz corrupta, que juega con todos los bandos para su provecho, y la orden de la Justicia, que considera débiles al resto de facciones.

En el desarrollo del juego por turnos, trabajamos desde nuestra base, donde íbamos aumentando las instalaciones e investigando nuevas tecnologías. Todo esto se hacía con dinero, del cual recibíamos cierta cantidad por turno. Y es con este dinero con el que formamos los ejércitos, contratando distintos tipos de tropas tipo, infantería, caballería, magos,... Esto hacía que valoraras mucho más a las unidades, ya que si gastabas el dinero en reponer a los muertos, perdías el tren tecnológico. Además se implantó un sistema de experiencia, por el cual las unidades recibían puntos por muertes, supervivencia,... haciéndose cada vez más poderosas.

Las unidades contratadas se agrupan después en forma de banderas que se mueven por el mapa general. Un dato curioso era ver como si poníamos maquinas de guerra (ballestas, catapultas,...) en un regimiento, este veía ralentizado su movimiento o incluso veías como no podía atravesar montañas o ríos. A su vez, si sólo había caballería y criaturas voladoras, el regimiento aumentaba su tasa de movimiento por turno.

Hablando de tecnología, está claro que un juego de 1999 se debe ver desfasado. Pero no es del todo así. Con un motor 2d y trabajando en una vista semicenital, los dibujos de los personajes están muy, muy currados, con animaciones curiosas y, sobre todo, una gran variedad, destacable sobre todo en el bando de la Luna Negra. Quizá lo más débil sean los escenarios, excesivamente planos, pero los castillos son... impresionantes. Si no fuera herejía, diría que son más cautivadores que los de Total War. Esos asedios, con tus torres, desembarcando tus orcos, mientras los trolls aporrean las puertas... muy grande. En su momento iba de pena, con tirones al acumularse las unidades e incluso salidas a escritorio. Mucha gente se quejó por ello, y es verdad, no estaba optimizado. Pero hoy en día va sobradísimo (al fin y al cabo es 2d) y lo más curioso, funciona en Win XP. Que nadie pregunte el por qué, pero es así.

Gráficos curiosotes. Pero al fin y al cabo, anticuados. Pero otra cosa es la música. Tú puedes seguir emocionándote con Wagner al cabo de los siglos. Y con la banda sonora de este juego ocurre lo mismo. Posiblemente una de las mejores de la historia. Verdadera epicidad destilada en sonidos barrocos, con coros impresionantes, que acentuaban esas batallas gigantescas que llegaban a formarse en algunos escenarios. Y la intro es una maravilla, incluso a día de hoy, con unos movimientos de cámara a lo Kojima (incluso superiores) y una música excelente.

Claro, si este juego es tan bueno como lo pinto, ¿por qué no tuvo éxito? Porque la gente es imbécil. Bueno, y también por unos problemillas que vamos a comentar.

El gameplay. No es malo, pero la verdad es que tampoco excelente. Un caso parecido al de Gothic, en el cual te tienes que empeñar en sacarle jugo. Lo curioso es que una vez que te engancha, incluso los fallos te parecen buenos.

Pero quitando las dificultades de hacer tácticas (la IA es casi nula, en plan berserk) el problema principal era el desequilibrio brutal entre unidades. ¿Es eso malo? Quizá no del todo. Me explico, Tú podías llegar con tu escuadrón de orcos, que de repente aparecía un triste caballero de la Luz y se los cargaba a todos. A su vez lanzabas después un troll y prácticamente se lo comía con patatas. A ese troll, un hechicero del Imperio podía hacerle arder con un golpe. Y una falange de la justicia empalaba al mago. Y la falange era aplastada por el gigante. Y al gigante lo asaba el dragón. Y cuando aparecía el arcángel, entonces dejabas el ratón y veías como todo tu ejército era destrozado.

En el Señor de los Anillos, un miembro de la Compañía se deshacía fácil de veinte orcos. Pero es que aquí esto es llevado a la máxima expresión. Espectacularidad, sí, jugabilidad, no. No hay variedad. Hace que sea inútil llevar infantería cuando un par de nigromantes pueden aplastarlos. Además, el problema de gigantes, dragones y demás, era su falta de IA, lo que hacía que a veces murieran más de tu bando que del enemigo. Esto a la larga convierte las batallas en trámites, con escaso abanico de opciones de batalla.

La duración del juego es otro tema. Es el juego de estrategia más largo que he visto en mi vida. Cada bando tiene su propia campaña, las cuales oscilan entre 10 y 15 capítulos. En cada capítulo hay de media unas siete-ocho batallas. Haced cuentas. Lo malo es que la poca variedad que hemos comentado hace que se haga muy cuesta arriba. Además, una vez que hemos pillado la táctica en cada bando, es extremadamente fácil ganar (aunque eso no quita que las batallas se alarguen por el número de enemigos). Aun así, la historia está bien hilvanada y los personajes que nos encontramos son bastante carismáticos, desde el barón de Moork hasta el propio Fratus Sinister (que grande este personaje).

En resumen, este juego es como un coco. Tiene una corteza muy dura, difícil de traspasar, pero si tenemos constancia, vemos matices que, a mi parecer, son precursores de lo que es el género de estrategia en PC hoy en día. Y como esto yo lo viví, pues lo cuento. Vamos, como nuestros abuelos con la guerra civil, contando batallitas. Si es que nos hacemos viejos.

P.D. De bonus, para que veáis que soy buena persona, pos el juego. Es un ripeado, así que no sé si estará la intro. Espero que sí. Ahí queda.

Editado y corregido por Radical Ed.

5 comentarios:

Radical Ed dijo...

Un gran alrtículo a la altura de un gran juego. Creo que tengo una copia por ahí y voy a tardar poco en instalarlo en mi nuevo coleco...
Por cierto, no es la primera vez que aparece el Dr. Manhattan en este blog dad que aparece aquí:
http://inexterminatus.blogspot.com/2005/09/buenas-y-malas-noticias.html y aquí:
http://inexterminatus.blogspot.com/2005/09/reajuste-horario-buenas-y-malas.html
Aparte releyendo viejas cosas he encontrado un sueño premonitorio de la llegada anticipada y ventajosa de la PlayStation3 en Asia:
http://inexterminatus.blogspot.com/2005/10/publicidad-subliminal.html
Mierda de blog que no me deja hacer hipervínulos -vamos que no sé- XD

Radical Ed dijo...

Tenéis que seleccionar más a la derecha del texto también para coger el enlace entero. XD
ó.ò Lo siento...

Anónimo dijo...

Hola, yo tengo el juego original y casualmente me dió por jugar hace unos días. Pero tengo un problema. Jugando la campaña de la Justicia, cuando llego a Sysigia, en la batalla contra Hazeel Thorn, mato a todos los enemigos pero no pada nada!!! No se si hay algo que hago mal, algo q no hago... no se, el caso es que termino la batalla y ahi sigo con mis tropas, sin saber que hacer. No se si le pasará a más gente. A ver si alguién me pudiera hechar una mano. Muchas gracias.

PD: Muy de acuerdo con el resumen del juego.

Araith dijo...

Bueno, el juego me gusto en su momento (aunque solo llegue a jugar una triste demo) y me gusta ahora, pero si alguien me puede explicar que EN UN AMD NOSECUANTOS CON 512 DE RAM ETC ETC SE ME RALENTIZE, pues casi mejor.

Natsu dijo...

¡Uoooooo! ¡Por fin alguien con buen gusto! Me ha gustado mucho este artículo. No me suele gustar leer mis propios pensamientos, pero cuando coinciden con los de otro, una piensa, "¡qué BUEN gusto tenemos los dos!" Me encantó este juego. Difícil de jugar de narices, pero ¡qué delicia para la vista!

Te quería yo preguntar una cosa, que mentira no era... ¿Sabes cómo se puede destripar el CD para sacarle la banda sonora? Al igual que tú, he jugado otros juegos de estrategia, he dirigido ejércitos, he conquistado mundos... pero bandas sonoras como ésta, no hay muchas más, y no consigo sacarla del CD. También he intentado comprar la banda sonora original en CD, pero ni modo.

Otra pregunta, y ya te termino de fastidiar la tarde... ¿Sabes si alguien que tenga los derechos de Cryo va a sacar otro juego? ¿O el juego y que sea jugable en algo que no sea windows 98? (Linux, XP, etc). Me encantaría jugarlo, y más si hacen una versión solucionando los "problemillas". Pero si no, me gustaría tenerlo instalado y ver la presentación de cuando en cuando (para cuando necesite invadir Polonia).

En cualquier caso... Esto va a sonar narcisista, pero ¡te alabo el gusto! Te añado a marcadores, y si sacan una segunda parte de Crónicas... ¡por favor, avisa!