viernes, abril 27, 2007

2007. PlayStation3. El nacimiento de un nuevo usuario: el sonyer resentido

Puede que la PlayStation3 gane holgadamente la guerra a largo plazo. Pero desde luego ha pagado su lanzamiento con la sangre de su creador. El lanzamiento de esta consola ha hecho del sonyer un personaje un tanto más gris. La masificación de Internet nos ha obligado a justificar las decisiones de los directivos de la compañía a la que compramos. Pero no es sólo la hostilidad hacia Sony –que se refleja a veces contra nosotros- la que ha entristecido al seguidor de la corporación. Es la sensación inequívoca de que estamos ante el abismo del fin de una era. Cuando dentro de varios años Sony tenga un parque mayor de consolas que Microsoft no habrá sensación de victoria, de asentamiento. Será una victoria pírrica, costosa y con concesiones. Es la parte de la cima en la que se empieza a descender. No has ganado: estás cayendo.

Por primera vez tener la tecnología adecuada no es suficiente. Los consumidores han renegado del formato que usa y desconfían de su potencia. La red se come a los japoneses por los pies, por un lado con las corrientes de opinión -justificadas o no- y por otro con exigencias ante las que ha de plegarse. De repente su modelo de negocio no es el adecuado y el de sendos competidores la estrategia a seguir. PlayStation se esfuerza intentando abarcar estos modelos mientras sigue fiel a la visión que tiene desde hace más de diez años. Esa torsión la está quebrando y no salva a la marca de su inevitable fin como una competidora más. Más aún, es tanto en cuanto a largo plazo se dedique a seguir estrategias ajenas en vez de liderar el mercado perderá sus señas de identidad y por ende a los usuarios que podría retener en el cómodo nicho de la lealtad.

Ken Kutaragi ha sido quien ha mantenido el rumbo sin perder jamás la fe en su visión. Su retirada del timón puede que calme las anisas de unos pocos, pero Sony se está cortando un brazo si piensa en traicionar los principios sobre los que se ha construido la mayor marca de videojuegos. Dentro de unos pocos años la multinacional tendrá que plantearse la creación de la sucesora de la recién salida PlayStation, y las decisiones tome en ese momento delatarán cuán dependientes son del ingeniero que los introdujo en el negocio. Independientemente de los aciertos que la PlayStation4 pueda tener será la primera PlayStation sin Kutaragi –si nada lo remedia-. Los sonyers hemos perdido a nuestro Yamauchi porque el mundo directivo no sabe de justicia. Pero el mercado sí sabe de justicias y puede que Sony pierda más que nosotros cuando este le reclame las ideas que ya no tiene porque las han jubilado.

4 comentarios:

Gabs86 dijo...

mekagoentudescendencia, este tochanco no debería estar aquí, y tú sabes bien por lo que lo digo.

Radical Ed dijo...

Explícame que hace un tochanco así -de opinión personal además- en una página "pre-alfa" que no visitan más que sus desarrolladores, que no hemos dado a conocer y que tardará bastante en estar acabada.
Cuando la abramos la llenaremos de contenido. Además podemos hacer copy-paste de material sin denunciarnos XD

Sammael (sonyer resentido reconocido) dijo...

¿Y este glorioso texto iba a ser el primer articulo de la señora web? Madre mia, eso si que es comenzar con un buen nivelazo ;)

En fin, decirte que este texto y el articulo enlazado en el mismo son la prueba irrefutable de algo que se viene desarrollando en mi persona y en Mothrah desde la (¿Desastrosa?) conferencia E3 del año pasado...

Radical Ed dijo...

Da gusto ver que al menos al tío no lo desinfla ni un dramón venezolano:

http://www.eetimes.com/rss/showArticle.jhtml?articleID=199202196&cid=RSSfeed_eetimes_newsRSS

Vamos, que se le ve afectado. Como si no fuera con el la cosa.
GO KEN GO!!

Nota: Ed recomienda leer el artículo con "Armageddon" de Gamma Ray.